CLUB DE LECTURA

Un grupo de amigos hemos tenido la nada original idea de formar un club de lectura, con el objetivo de reunirnos regularmente, una vez al mes, para pasarlo bien juntos departiendo en torno a una buena mesa, sobre un determinado libro que hayamos leído previamente todos.

Y justamente ayer tuvo lugar nuestra primera reunión, antes había habido una de ponerse de acuerdo y de tanteo, para charlar sobre «La ciudad», de Manuel Chaves Nogales.

La verdad es que nos costó trabajo centrarnos en el tema, y que incluso tuvimos que nombrar a una “moderadora”, que fuese concediendo por riguroso orden el turno de palabra, porque allí había un guirigay festivo en el que era difícil entenderse.

Vaya por delante que el tema de Sevilla es profundo y complejo, y, por tanto inabarcable, y que solo pasamos sobre él de puntillas, sin, por la misma naturaleza de la reunión, profundizar demasiado en él.

No obstante, nuestro cambio de impresiones fue fructífero y mereció la pena.

Resumo algunas de nuestras conclusiones, no definitivas por supuesto:

—Sevilla es una ciudad de aluvión que acoge bien a los foráneos, que han llegado a ocupar puestos como hermanos mayores de cofradías, o la alcaldía.

—A Sevilla no llegó la revolución industrial, y, por lo tanto, la clase media es una burguesía poco pudiente que no puede permitirse determinados lujos, y esto se refleja, por ejemplo, en la vida cultural de la ciudad.

—El sevillano vive a gusto en su ciudad, inmerso en sus tradiciones, y tiende a viajar poco y a moverse poco.

—Las señas de identidad de los sevillanos se articulan en torno a estas tradiciones; por ejemplo, la Semana Santa: el que los vecinos de un determinado barrio pertenezcan a una determinada cofradía es un vínculo muy fuerte entre ellos que permanece aún cuando ya no sigan viviendo allí.

—Otras tradiciones muy nuestras son La Feria de Abril, creada por cierto por un vasco y un catalán, y la pertenencia a uno de los dos equipos de la ciudad: el Sevilla y el Betis.

—Sevilla es una ciudad muy cerrada; el sevillano es poco permeable a lo de fuera, y ni siquiera abre su casa a sus amigos, prefiriendo que su vida social transcurra en la calle, puede que en parte debido al clima cálido del que disfrutamos la mayor parte del año.

—Sevilla es una ciudad cómoda y agradable para vivir y lo mejor de ella es su luz inigualable.

—Y cómo no, también salió a relucir el tema de “Las Setas”, al igual que en la calle, con divisiones de opinión al respecto: para algunos son una monstruosidad y una aberración arquitectónica, mientras que otros piensan que con el tiempo acabarán convirtiéndose en un edificio emblemático de la ciudad.

En fin, debatimos, y también hubo chistes y risas.

Sobre el libro de Chaves Nogales se dijo que parecía un pregón, con una prosa demasiado acicalada y decimonónica, y que desde luego no es el mejor de los suyos, muy por debajo de «Belmonte».

Pero que aún así tiene el mérito de mostrarnos una Sevilla alejada del tópico quinterista, del que autor se distancia, pero sin acabar de creérselo del todo, como si viviera su propia sevillanía como una contradicción.

He aquí uno de sus párrafos:

«Sevilla no tiene su montaña y creemos que no hubiese podido soportarla. Ella es la cumbre de sí misma, la cima ideal, el baluarte supremo. Sus esclavos, aherrojados, nunca la abandonarían; su independencia se pugnará en sus calles; sus castigos los espera de su propia elevación. (¿Hallaríamos en esta divinización la causa remota de sus aislamientos  espirituales, de su indiferencia, de sus desfallecimientos en la obra de todos, de tantos vicios y tantos “parásitos de virtudes”?).»

NOTAS.-

—La reunión de ayer tuvo lugar en mi casa, y aunque la gastronomía no es mi fuerte, hubo interesantes aportaciones por parte de los invitados, en particular la de Pilar que trajo unas magdalenas impresionantes, unas con nueces y queso por encima, y otras de chocolate, que estaban para chuparse los dedos. Como fue muy generosa en la cantidad, sobraron algunas que al final nos repartimos entre los que quedábamos, y yo hoy no me he podido resistir y me he comido dos en el desayuno.

Este es el blog de cocina de Pilar, para quien esté interesado en sus recetas:

suavecomobizcocho.blogspot.com/

—En nuestro próximo encuentro debatiremos sobre «Con el agua al cuello», de Petros Márkaris, quien por cierto estuvo en octubre presentando su libro en la biblioteca Infanta Elena, y que mañana domingo será entrevistado por Monserrat Domínguez en su programa de la cadena Ser.

Anuncios

3 comentarios el “CLUB DE LECTURA

  1. Mar dice:

    Atardece

    Atardece

    y escribo como el que va sin rumbo ,

    solitario y perdido.

    Pasa el instante. Se mueve mi memoria

    y mi niñez me alcanza:

    aquellos días eternos de vida verdadera ,

    aquel sueño inefable.

    Juega mi hijo pequeño en la riqueza de sus siete años

    ( juega , hijo, sé tú siempre,

    vive tu sueño sin fronteras ni límites).

    Dormitan los instantes ( son nubes de silencio),

    apenas el susurro de la hora que pasa.

    Escribo estas palabras ( alguien, rompe la calma) ,

    y las palabras caen

    perdidas,

    sin saber donde posar sus voces .

    Así que me despido

    porque sé con certeza que el tiempo de escuchar

    no existe.

  2. Mar dice:

    Atardece

    Atardece

    y escribo como el que va sin rumbo ,

    solitario y perdido.

    Pasa el instante. Se mueve mi memoria

    y mi niñez me alcanza:

    aquellos días eternos de vida verdadera ,

    aquel sueño inefable.

    Juega mi hijo pequeño en la riqueza de sus siete años

    ( juega , hijo, sé tú siempre,

    vive tu sueño sin fronteras ni límites).

    Dormitan los instantes ( son nubes de silencio),

    apenas el susurro de la hora que pasa.

    Escribo estas palabras ( alguien, rompe la calma) ,

    y las palabras caen

    perdidas,

    sin saber donde posar sus voces .

    Así que me despido

    porque sé con certeza que el tiempo de escuchar

    no existe.

  3. Mar dice:

    ¿Moderar los comentarios?, ¿los poemas?, ¿las sonrisas…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s