ODRADEKS

                                    

            En mi entrada de ayer sobre «El sonámbulo de Verdún»  hablaba de uno de los personajes de la novela, la joven Libuse, que  vive en una casa en la que a veces, por cualquier rincón, se encuentra con trozos sueltos de hilo que forman figuras extrañas que parece que suspiran.

            A estos seres, con forma de estrella plana, en su cuento «Las tribulaciones de un padre de familia», Kafka los llama odradeks, y les confiere vida propia, y los hace hablar y reírse con una risa sorda y seca.

            Los odradeks son tan absurdos y enigmáticos como su propia etimología, que no remite a nada; y aunque Praga es la ciudad donde más a gusto se encuentran, la verdad es que pueden aparecer en cualquier lugar y en cualquier momento, en nuestras vigilias y en nuestras pesadillas, y por más que intentemos tirar del hilo y descifrar su naturaleza, ellos siempre permanecerán ajenos a nosotros, atemporales, oscuros, impertinentes, obstinados, y juguetones.   

Anuncios
Esta entrada fue publicada en RELATO y etiquetada como .

2 comentarios el “ODRADEKS

  1. ratabrasada dice:

    Me encantan las referencias de tu blog!
    Un saludo.

  2. drigutcar dice:

    Pues encantada de que te encanten.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s