NUNCA ES TARDE

Al parecer, según testimonios recogidos por cuidadores de enfermos terminales, de lo que más se arrepienten las personas a punto de morir es de no haber tenido el coraje de ser ellos mismos, ni haberse permitido el lujo de ser felices.

Y yo lo que me pregunto es si realmente hay que esperar a verse con un pie al borde de la tumba para atreverse a hacer lo que de verdad uno quiere.

A este respecto, una vez más me viene a la memoria Don Quijote, que frisaba los cincuenta años cuando por fin se decidió a realizar su sueño caballeresco.

Buena edad para no tener que quedar bien con nadie, ni disimular, ni andar con paños calientes.

Buena edad para empezar a ser uno mismo.

Nunca es tarde si la dicha es buena.

Anuncios

Un comentario el “NUNCA ES TARDE

  1. Concha dice:

    Toda la razón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s