DIARIOS

Hacer un blog resulta bastante parecido a escribir un diario: en él cabe todo, desde la narración más o menos fidedigna de lo acontecido durante el día, hasta recuerdos, citas de libros preferidos, o impresiones sobre la realidad.
La diferencia con este, y no menor, es que el blog nace con las características de la globalidad y de la inmediatez: nada más ser redactado, al instante, ya puede ser leído por cualquiera.
Hay mucho escrito sobre la literatura diarística y diarios publicados tan famosos como los de Amiel, los hermanos Goncourt, Tolstoi, Cesare Pavese o Kafka.
Casualmente me tropiezo estos días con «La tentación del fracaso» (Seix Barral), el conjunto de diarios del escritor peruano Julio Ramón Ribeiro, escritos desde los años cincuenta hasta 1978, que Juan José Millás considera como precedente de los blogs actuales.
Entresaco algunas citas que he encontrado del mismo Ribeiro con respecto a sus diarios.
«Creo haber hallado el estilo del diario íntimo: un estilo apretado, expresivo, que me interesa no solamente como testimonio sino también como literatura. Si continúo por este camino creo que mi diario será probablemente la más importante de mis obras. Eso no me alegra, ciertamente.»
«El diario vendrá a ser el género más característico de la modernidad en la dispersión que genera la ausencia de un centro o una noción de verdad.»

Y también algunas de sus entradas.

3 de junio de 1950

«¿Por qué estaré hoy tan decepcionado? Sin dinero, sin éxitos, sin amores, mis días van cayendo como las hojas secas de un árbol. Rodeado de oscuridad, de cenizas. Hoy me siento incapaz de todo. Una pereza moral irresistible. Sólo ansío viajar. Cambiar de panorama. Irme donde nadie me conozca. Aquí ya soy definitivamente como han querido que sea. Conforme me aleje irán cayendo mis vestiduras, mis etiquetas y quedaré limpio, desnudo, para empezar a ser distinto, como yo quisiera ser. Pero, ¿adónde ir? Si llevo dentro de mí el germen de todo mi destino, ¿para qué hacer rodar por todos los paisajes, como un circo ambulante, el espectáculo de mi vida equivocada?»

Septiembre 1953

«Mi sensibilidad se ha agudizado en París hasta límites enfermizos. (…)No puedo soportar a una persona más de cinco minutos, un resplandor crudo me produce desvanecimientos, una mujer bonita me sacude como un puñetazo, una situación embarazosa me pone al borde del llanto. Parezco un molusco cubierto de pequeños cuernos retráctiles, que se repliegan al contacto del mundo exterior. (…) Hay algo que anda mal en mí y que me hace inepto para la felicidad.»

29 de enero de 1954

«Todo diario íntimo surge de un agudo sentimiento de culpa. Parece que en él quisiéramos depositar muchas cosas que nos atormentan y cuyo peso se aligera por el solo hecho de confiarlas a un cuaderno. (…) Todo diario íntimo es también un prodigio de hipocresía. Habría que aprender a leer entre líneas, descubrir qué hecho concreto ha dictado tal apunte o tal reflexión. Por lo general se analiza el sentimiento pero se silencia la causa. Todo diario íntimo nace de un profundo sentimiento de soledad. Soledad frente al amor, la religión, la política, la sociedad. La mayor parte de los diaristas fueron solteros. Los hombres casados, activos, sociables, que desempeñen funciones públicas, difícilmente podrán llevar un diario, ocupados como están en vivir por y para los demás.
Todo diario íntimo se escribe desde la perspectiva temporal de la muerte. (Ahondar esta idea.)»

2 de agosto de 1958

«Los que no sienten a la mujer como una potencia extranjera, ingobernable y maléfica; los que no consideran a la sociedad como un círculo erizado de espadas; los que no ven en las cosas más simples -una piedra, un boleto de ómnibus, una mancha del pantalón- el signo de la adversidad, ésos, no sé cómo pueden vivir, pero son, sin duda, los triunfadores.»

1974

«Una nueva forma de narrar no implica necesariamente innovaciones espectaculares de carácter técnico o verbal sino un simple desplazamiento de la óptica. El asunto consiste en encontrar el ángulo novedoso que nos permita una aprehensión inédita de la realidad. Pienso particularmente en el caso de Kafka -por oposición a Joyce-, cuya novela América releí en Porto Ercole con infinito placer.»

Anuncios

3 comentarios el “DIARIOS

  1. Jose dice:

    Esto me ha hecho pensar que pase el tiempo que pase, el hombre ( por extensión al género humano ), se siente solo y “necesita” decir de alguna forma: “aquí estoy”…

    Muy buena entrada y muy buena selección, como siempre… 🙂

  2. Estrella dice:

    Esta entrada me ha hecho pensar en algo de lo que usted nos habla mucho; la diferencia entre algo mal o bien escrito puede hacer que una historia te atrape o que sea asquerosamente aburrida. Mi diario sería de la segunda clase, sin duda, si alguna vez me hubiera atrevido a escribirlo.

    • drigutcar dice:

      No creo, ¿por qué? siempre está la sensación de vértigo de la primera vez, y después, poco a poco, el engranaje va empezando a rodar.Te sorprendería saber la cantidad de cosas que eres capaz de hacer de las que no te crees capaz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s