LIBERTAD

Por fin he acabado de leer «Libertad» (Jonathan Franzen), una novela grande, abarcadora, complejísima, que cumple con los requisitos de la mejor novela de todos los tiempos, dar cuenta del destino humano en el seno de una sociedad concreta, en este caso la norteamericana actual, donde viven los Berglund, Patty y Walter, cuya trayectoria a lo largo de tres décadas se nos narra mediante una brillante disección.
Patty es una jugadora de baloncesto de élite y Walter un abogado conservacionista; ambos se conocerán siendo estudiantes universitarios, y después se casarán y tendrán hijos, y amigos, y vecinos, y parientes, todos ellos puestos bajo el potente foco de la mirada de Franzen, cuya prosa consigue hurgar y sacar a la luz las contradicciones de sus personajes, sus pensamientos más íntimos y sus deseos más oscuros, con el telón de fondo de la América del siglo XXI, la política de la administración Bush, la destrucción del medio ambiente y el negocio de la guerra de Irak.
En esta historia no hay buenos ni malos, cuando crees que un personaje se desliza hacia la mezquindad y la miseria más absoluta, de pronto da un salto que lo ennoblece, y al revés, aquel con el que más te identificas, el que lleva todas las papeletas para ser el guay y el intocable de la película, en un momento dado sufre un revolcón, se coloca en las antípodas, y el lector no tiene más remedio que contemplarlo bajo la óptica más desfavorable.
«Libertad» es una novela de redención, de final nada fácil, pero en el fondo optimista y esperanzador, que supone una apuesta por nosotros, por la gente del siglo XXI, que andamos tan perdidos, con todos los valores cuestionados, en un planeta seriamente amenazado, sacudidos por una crisis económica que se ceba en lo más débiles, y con unas democracias cada vez más frágiles.
Franzen es certero e implacable, no hace concesiones, pero también irónico y amable, cervantino, con un último reducto de comprensión y de esperanza en el género humano.
Es como si dijera, es tan gordo lo que nos jugamos, que aquí o nos salvamos todos o nos perdemos todos, y él prefiere que nos salvemos y apuesta por ello.
¿Podemos hacer algo?
Uno de los personajes se ve envuelto en un oscuro negocio, que consiste en vender unos repuestos inservibles para unos camiones que operan en Irak. Todos saben que es una estafa, el que los compra, el que los suministra, y los intermediarios, pero lo único que importa es que las ganancias son astronómicas. Al fin y al cabo, es el contribuyente el que paga, y en el fondo el que un soldado pueda o no salir con vida de una emboscada es una cuestión irrelevante.
¿Qué hacer? ¿Sirve para algo nuestra libertad?
Son este tipo de cuestiones las que Franzen, mediante una prosa acerada y acertada nos plantea en esta novela.

Anuncios

4 comentarios el “LIBERTAD

  1. magdalena dice:

    Hola Mari. Por fin me he hecho asidua de tu blog. Dirás que ya era hora. A mi las cosa me llegan poco a poco.
    Anoche antes de acostarme iba a desconectar el móvil como siempre, pero como recientemente he contratado internet en el móvil, me acordé de tu blog y quise ver si lo podía consultar.
    Fue fácil.
    He leido varios artículos y a partir de ahora me confieso incondicional.
    El título del blog tiene garra, comprendo que el grafismo a él asociado te inspire.
    Me encanta la presentación, me parece que estás en la senda adecuada para sacar lo mejor de ti misma con la escritura, que para ti debe ser terapeútico. Te auguro un gran éxito en tu objetivo de escribir cada vez mejor. Creo que el reto de hacerlo cada dia es la mejor forma de conseguir la maestría del oficio.
    Te veo muy suelta. Sobre temas variados.Y comunicas bien, con claridad. Detesto los que escriben para embaucar con palabras rimbombantes.
    El artículo de hoy me parece una buena presentación del libro, que justamente acabo de comenzar a leer, así que ya te diré.
    Te iré dejando comentarios a otros artículos y será una estupenda manera de estar en contacto.

  2. rosa maria dice:

    Hola, me gusta tu crítica del libro, incita a su lectura. Mañana va Adriana a Sevilla y vuelve el martes, si no te lo ha pedido nadie se lo podías dar y te lo devuelvo en mi próxima visita.
    Ánimo, yo tambien soy incondicional tuya

  3. Enrique dice:

    El estado de la familia dentro del estado de la Unión ha sido un tema recurrente en muchos escritores americanos. Cheever, Updike y Ford, por citar quizás los más representativos, nos dejaron espléndidos trabajos sobre el mismo.
    Jonathan Franzen se incorpora a estos con su tercera novela ” Las Correcciones”, muy sobrevalorada a mi entender, y sobre todo con “Libertad” novela muy inteligente y como dice Rodrigo Fresán muy en sintonía con el zeitgeist.
    Para conocer mejor a Franzen, desprovisto de la fama y oropeles, yo aconsejaría leer sus dos primeras obras, “Ciudad 27” y “Movimiento fuerte” ambas editadas por Alfaguara y también la ya citada Las Correcciones”, ésta por Seix Barral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s