SONREÍR

En la foto mía que aparece en este blog, Gravatar se llama el logotipo identificador, tengo una sonrisa tan radiante que no me reconozco.
Recuerdo que me la hizo mi amigo Enrique en una exposición de mi hermana Magdalena, y que después me la envió por correo electrónico, y que ahí se quedó, sin pena ni gloria, en el disco duro de mi ordenador, hasta que la volví a descubrir el pasado otoño.
La verdad es que es una foto un poco rara, porque la sonrisa en mí no es tan frecuente. Yo creo que vivo ensimismada, pero hay quien se empeña en tacharme de seria, o incluso de triste, y yo me defiendo diciendo que en todo caso no es culpa mía sino de mis genes, que deben de tener un tono vital más bien bajo.
En fin, me he entretenido en hacer todo este preámbulo para decir que quiero que conste que es mi propósito sonreír más en este año que acaba de comenzar.
La sonrisa como terapia.
«Sonreír con la alegre tristeza del olivo», escribía Miguel Hernández.
Sonreír como mi amiga Pilar, que cuando se levanta, antes de ducharse o de prepararse un café, lo primero que hace es plantarse una sonrisa radiante de oreja a oreja que despierta en sus semejantes el optimismo y las ganas de vivir. Y, sin embargo, ayer mismo me decía que estas navidades se lo ha pasado regular (por lo mismo que tanta gente que conozco, porque estas fiestas a veces son jodidas, y menos mal que volvemos a la normalidad), a pesar de lo cual nos ha seguido obsequiando a todos con el regalo inestimable de su sonrisa.
Sonreír como Viktor Frankl («El hombre en busca de sentido»), cuando en el campo de concentración al que acaba de ser deportado, un colega más experimentado le anuncia que tiene pocas posibilidades de sobrevivir, y él contesta con una sonrisa.
Sonreír como primer y último recurso, el más sano, el más profundo, y quizás el más difícil, para capear los temporales de la vida.
Así que juro solemnemente sonreír más este año, y si no cumplo mi juramento, autorizo a cualquiera a darme un coscorrón.

Anuncios

4 comentarios el “SONREÍR

  1. Jose dice:

    Apunto en Actas… 🙂

    Conozco una frase muy buena que dice: “La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da mucha más luz” – Proverbio Escocés…

    Y ciertamente, es así… Mientras leía tu entrada, no he podido evitar recordar la parte de “El Nombre de la Rosa” de Umberto Eco, en el que el hermano Jorge estaba en contra de todo lo que fuese levantar un poco más de la cuenta el labio para dibujar un amago de sonrisa o yendo más allá, reír… En esa lucha dialéctica entre el hermano Jorge y Guillermo de Baskerville, hablan incluso de Aristóteles…

    Así que aunque sea nada más que por fastidiar al hermano Jorge, sonriamos… 🙂

  2. drigutcar dice:

    Muy oportuno tu recordatorio, Jose; disfruté tanto del libro como de la película; y siguiendo con el tema, aparte de sonreír, riamos, que la risa es divertida y provocadora.

  3. Pilar dice:

    Por alusiones… gracias querida Carmen… al final se trata de poner un lazo a la caja de la vida.. no es mas agradable que el lazo sea hermoso? y como recuerda Jose en su provervio, es barata e ilumina..
    Por cierto además de lo bien que escribes, cuando sonries estás mas guapa y mas joven.
    Besos.

  4. concha dice:

    Es un buen propósito y te animo a no olvidarlo en este año y para siempre jamas. Tu sonrisa es capaz de llenar mi coorazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s