EL ENIGMA DE LA POESÍA

Durante el curso 1967-68, Borges pronunció seis conferencias en la universidad de Harvard, que en España están publicadas por Crítica, con el nombre de «Arte poética».
Recojo aquí algunos párrafos de la primera de estas conferencias, «El enigma de la poesía».
«Cada vez que me he enfrentado a la página en blanco he sabido que debía volver a descubrir la literatura por mí mismo. Pero de nada me vale el pasado. Así que como he dicho, sólo puedo ofrecerles mis perplejidades. Tengo cerca de setenta años. He dedicado la mayor parte de mi vida a la literatura, y solo puedo ofrecerles dudas.»
«Creo que Emerson escribió en alguna parte que una biblioteca es una especie de caverna mágica llena de difuntos. Y esos difuntos pueden renacer, pueden ser devueltos a la vida cuando abrimos sus páginas.»
«Quizás la verdadera emoción que yo extraía de los versos de Keats radicaba en aquel lejano instante de mi niñez en Buenos Aires cuando por primera vez oí a mi padre leerlos en voz alta. Y cuando la poesía, el lenguaje, no era solo un medio para la comunicación sino que también podía ser una pasión y un placer: cuando tuve esa revelación, no creo que comprendiera las palabras, pero sentí que algo me sucedía. Y no solo afectaba a mi inteligencia sino a todo mi ser, a mi carne y a mi sangre.»
«Creo que la primera lectura es la verdadera, y que en las siguientes nos engañamos a nosotros mismos con la creencia de que se repite la sensación, la impresión.»
«Así, podría decirse que la poesía es, cada vez, una experiencia nueva. Cada vez que leo un poema, la experiencia sucede. Y eso es la poesía.»
«A Bernard Shaw (a quien siempre vuelvo) le preguntaron una vez si pensaba de verdad que la Biblia era obra del Espíritu Santo. Y Shaw dijo: “Creo que el Espíritu Santo no solo ha escrito la Biblia, sino todos los libros”. Es un tanto cruel, evidentemente, con el Espíritu Santo, pero supongo que todos los libros merecen ser leídos. Esto es, creo, lo que Homero quería decir cuando hablaba a la musa. Y esto es lo que los judíos y Milton querían decir cuando se referían al Espíritu Santo cuyo templo es el recto y puro corazón de los hombres. Y en nuestra mitología, menos hermosa, nosotros hablamos del “yo subliminal”, del “subconsciente”. Estas palabras, evidentemente, son un tanto groseras cuando las comparamos con las musas o con el Espíritu Santo. Tenemos, sin embargo, que conformarnos con la mitología de nuestro tiempo. Pero las palabras significan esencialmente lo mismo.»
«Para terminar, tengo una cita de San Agustín que creo que encaja a la perfección. San Agustín dijo: «¿Qué es el tiempo? Si no me preguntan qué es, lo sé. Si me preguntan qué es, no lo sé». Pienso lo mismo de la poesía.»
He elegido estos párrafos, pero podrían haber sido otros.
Dice Borges que el lenguaje cambia con el tiempo, y el lector también, y divaga con una precisión de erudito por textos y autores, entre los que se encuentran Homero, Sócrates, Platón, Shakespeare, Cervantes, Browning, y cómo no, su maestro, Rafael Cansino-Asséns.
Y, a través del tiempo, su voz resuena convincente, cuando afirma que la vida está hecha de poesía, y que la poesía no es algo extraño, sino que, acechante, puede surgir a la vuelta de la esquina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s