ENCUENTRO

Típico encuentro de mañana de sábado, de compras por el centro de Sevilla, con una antigua compañera de colegio a la que me da alegría volver a ver.
Chica, estás genial, me entran ganas de decirle, pero no me apetece empezar a largar tópicos, así que me callo.
Al despedirme me pongo a recordar nuestros lejanos días de amistad, la vuelta a casa a la salida de clase por Laraña y Sierpes, hasta llegar a la Avenida (de José Antonio, en aquella época), donde nos separábamos y yo seguía para la Puerta Jerez, ella siempre hablándome de sus novios, todos formales y de casamiento, y yo, que aún andaba con coletas y calcetines, escuchándola con respeto casi reverencial.
¿Será este alguno de aquellos tipos con los que salía? Pensé nada más presentarme a su marido, un hombre vulgar y avejentado, que le llevaba los paquetes, y que me miró de arriba abajo mientras le metía prisa, porque habían quedado citados con su hija, y además dentro de dos días partían para un crucero por el sur de Italia y les quedaban todavía un montón de asuntos por resolver.
Y seguí mi camino pensando que no hubiera sido difícil entonces vaticinar nuestro futuro, y que seguimos donde siempre, ella instalada en su cómodo sueño de felicidad doméstica, y yo con el estigma de los que, aunque hayamos permanecido toda la vida en el mismo sitio, no tenemos patria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s