VISIBILIDAD

Como mujer, profesora de lengua, y hablante de español, me siento directa y triplemente implicada en el debate que en estos días se está produciendo en los medios de comunicación, a propósito de un artículo de Ignacio del Bosque en el que se pronuncia sobre las guías de lenguaje no sexista aparecidas en nuestro país durante los últimos años.
En dicho artículo, partiendo de la realidad de la discriminación de la mujer en diversos ámbitos de nuestra sociedad, y de la existencia de comportamientos verbales sexistas, se pone en cuestión el que la solución a este problema pase por poner trabas lingüísticas, recurriendo, por ejemplo, a la supresión del masculino genérico, o a la implantación de una @ ortopédica que abarque los dos géneros.
Dejando de lado la cuestión de que el debate siempre es positivo, no creo que sea necesario recordar que no hay nadie revestido de la autoridad de cambiar una lengua, ni la RAE, que se limita a sancionar usos ya establecidos entre los hablantes, ni aquellos que, desde una actitud de “despotismo ético”, pretenden imponernos sus criterios.
Por lo que a mí respecta, ni que decir tiene que rechazo cualquier tipo de adoctrinamiento, venga de donde venga, que me repatean las actitudes paternalistas, y que a los que se permiten aconsejarme sobre cómo tengo que hablar, les digo que mejor que se guarden sus recomendaciones, porque la corrección política me aburre hasta la extenuación.
Amo mi lengua, y además me parece el instrumento de comunicación más perfecto que conozco, y cada día, en mis clases, leyendo textos clásicos, estudiando gramática y vocabulario, intento reflexionar sobre ella, y enseñarla a mis alumnos, y juro que nos divertimos. Y cuando en morfología damos el género de las palabras, siempre sale a colación la cuestión del sexismo en el lenguaje, y lo discutimos, dejando claro que cada uno puede hacer lo que mejor le parezca, porque hasta ahora, y que yo sepa, ni ponen multa, ni a nadie meten en la cárcel por su manera de hablar. La lengua es lo más libre que hay.
Y a los que pierden el sueño pensando que a lo mejor un día me levanto y descubro mi invisibilidad, les aconsejo que no se preocupen, que ese es mi problema, y que para hacerme visible, me basto y me sobro yo.

Anuncios

4 comentarios el “VISIBILIDAD

  1. María dice:

    Simplemente sublime…

  2. Marta dice:

    Tan reivindicativa como siempre! Muy buena publicación profeee!

  3. INSOMNE dice:

    Imagínate que cuando decimos cualquier cosa no pensamos en el genero a la que pertenece. Sería fantástico. A mi no me importaría que los plurales genéricos se femenizaran, siempre y cuando no empezáramos una guerra inversa, no me importaría decir “todas”, “ningunas” en lugar de “todos”, “ningunos”
    Sigue instruyéndome. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s