LO QUE HAY QUE DECIR

Parece que Günter Grass se ha decidido a soltarse la melena y a decir “lo que hay que decir”, en el poema del mismo título en el que el Nobel se despacha a gusto, y clama contra Alemania, que, a modo de expiación por su pasado, no solo calla y otorga, sino que además vende armamento nuclear a Israel, que cualquier día de estos organiza la de Dios en Irán.
Y por decir lo que hay que decir y atreverse a hablar, a Grass, que según él mismo confiesa, ha escrito el texto con su última tinta (tiene ya ochenta y cuatro años), lo han puesto verde en su propio país, mientras que en Israel lo han declarado persona non grata.
Y yo creo que hay que agradecerle sus palabras, justamente por eso, por el eco que tienen y por la polémica que desatan, si bien, es curioso que haya elegido expresar su opinión mediante un poema, más bien prosaico, o casi prosa, como si quisiera hacernos pensar que la cuestión que plantea pertenece a la categoría de lo subjetivo, de lo irreal, de lo completamente onírico, o subversivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s