IRREALIDAD

Un día de feria de hace tres años un amigo cayó fulminado en la caseta, y por más que los del 061 intentaron reanimarlo, cuando llegó al hospital, ya era cadáver. Y como nos desplazamos todos hasta Urgencias, resultaba chocante ver allí a las mujeres vestidas de gitana llorando la tragedia.
Viene esto a cuento, porque ayer por la mañana escribí una entrada para este blog en la que decía lo feliz que me sentía escribiendo mientras observaba las gotas de lluvia brillante sobre el césped de mi jardín.
Pero, de pronto, ante el súbito agravamiento de la enfermedad de un ser querido, el día se me nubló; me pasé la tarde velando su agonía, y ya en casa, por la noche, el cuerpo no me pedía publicar esa entrada sobre la felicidad, tan fuera de tono en ese momento para mí como los volantes multicolores en la sala de espera de urgencias del hospital.
Y, claro, desistí.
Y ahora me aferro a estas líneas como a una posible tabla de salvación frente a la sensación de irrealidad que me invade, recién llegada a casa, triste, de vuelta ya del cementerio.

Anuncios

3 comentarios el “IRREALIDAD

  1. Marta dice:

    Joder, cómo están los tiempos…

  2. Pilar dice:

    Forma parte de la vida.. aunque nos cueste verlo. Ayer fui a la misa de una compañera que se fue el viernes de Dolores, Y yo que soy poco religiosa, asistí como homenaje a ella aunque pensando que como me hubiera gustado dedicar ese tiempo a tomarme un café en su compañia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s