DE LA CORRESPONDENCIA DE FLAUBERT

A Alfred Le Poittevin
13 de mayo de 1845

«(…) La única forma de no sentirse desgraciado es encerrarse en el Arte y despreciar todo lo demás; cuando el orgullo se asienta sobre una base ancha es capaz de reemplazarlo todo. En cuanto a mí, me encuentro verdaderamente bien desde que he aceptado estar siempre mal. ¿No crees que hay muchas cosas que me faltan, y que habría sido tan magnánimo como el más opulento, tan tierno como un enamorado, tan sensual como el desenfrenado? Sin embargo, no echo de menos la riqueza, ni el amor, ni la carne, y es sorprendente verme tan sensato. He dicho a la vida práctica un irrevocable adiós. De aquí a mucho tiempo solo pido cinco o seis horas de tranquilidad en mi habitación, un gran fuego durante el invierno y dos velas por la noche con que iluminar.»

Anuncios

Un comentario el “DE LA CORRESPONDENCIA DE FLAUBERT

  1. Pilar dice:

    No es ningún mal plan.. depués de todo..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s