EL GRITO

El grito, de Edvard Münch, que ha alcanzado en Sothebyst el astronómico precio de 91.000.000 de Euros, es un cuadro que realmente representa un grito; el grito de alguien desesperado por su mente torturada, y ese grito se refleja en el paisaje opresivo que lo rodea, paisaje que a su vez prolonga y hace más inmenso el grito. Y aunque durante el espejismo de los últimos años, El grito, convertido en un objeto de consumo más, se debilitara hasta quedar convertido en eco, puede que ya haya llegado el tiempo en que, de nuevo con nosotros mismos, lo podamos contemplar sin ironía, con la mirada pura de los que, mudos de angustia, asustados por la violencia de ese grito que procedía de ellos mismos, y que les taladraba la vista y los oídos, lo vieron por primera vez.

Anuncios

Un comentario el “EL GRITO

  1. Javier Hurtado dice:

    La vida ya es un gran centro comercial donde todo se convierte en mercancía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s