AL HABLA CON VODAFONE

El verano pasado utilicé para conectarme a Internet un módem USB, y cuando en otoño lo quise dar de baja, la compañía me hizo una oferta para mantener la línea sin tener que pagar cuota hasta el 15 de mayo; y ayer de repente me acordé de que esa fecha ya había pasado, y emprendí la aventura de llamar al 123.
Primero me salta un sintetizador de voz que me pide que teclee o diga en voz alta un número que no me sé, hasta que, después de varias intentonas, logro hablar con una operadora con acento centroamericano.
—Mire, que quería dar de baja un módem USB.
—¿Y por qué lo quiere dar de baja?
—Porque ya ha vencido la oferta de gratuidad de la línea que ustedes me hicieron, y yo no lo necesito.
—Correcto, pero le informo que para darse de baja nos tendrá que enviar un Fax, y este trámite puede tardar varios días, así que yo le voy a proponer que se pase usted a tarjeta prepago, y de ese modo dejará de pagar desde este mismo momento.
—Muy amable, pero es que yo, dentro de un mes, probablemente me vuelva a dar de alta en contrato.
—Lo que pasa es que si usted adopta la modalidad de tarjeta prepago, no se podrá cambiar a otra modalidad hasta transcurridos seis meses.
—¡Ah! De eso no me había informado antes; en ese caso, deme de baja ahora mismo aunque el trámite sea más largo.
—Mire, lo que podemos hacer es desactivar su línea, y usted podrá volver a activarla en el momento en que lo necesite.
—Pero eso es como darse de baja.
—No, porque usted conserva la línea, pero sin activar.
En fin, el caso es que la estrategia de fidelización de clientes de las compañías de telefonía móvil es aburrirlos hasta la desesperación, para que al final todos hagan lo mismo que yo, que es decirle que sí a la operadora, que haga lo que le salga del alma con mi línea, con tal de que no me toque a mí financiar el invento.
Dentro de poco, cuando esté en la playa, volveré a activar mi módem, y a pagar la cuota correspondiente, y en otoño, cuando vuelva a querer darlo de baja, me volverán a tener otra hora al teléfono, y me volverán a marear, y volverán a proponerme la gratuidad del contrato hasta el 15 de mayo, y entonces, cuando ya me haya pasado de fecha y haya vuelto a regalarle mi dinero a Vodafone, intentaré de nuevo darlo de baja, y volverán a repetirme la misma cantinela con distinto acento.
Aunque, pensándolo bien, mejor me doy de baja ya, definitivamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s