HOJA DE RUTA

Cada año, durante el invierno, espero con ansiedad el verano para poder dedicarme a hacer lo que me gusta. Viajar a tal sitio, leer tal libro o tal otro. Escribir. Pero después casi nunca se cumplen mis planes, ni puedo realizar nada de lo que me he propuesto, porque en los largos días estivales el tiempo se me encoge, y aparte de siestas, baños, paseos y tertulias, poco más me cabe. ¡Anda ya! ─Te repite alguien por enésima vez─, déjate ya de libros y vente con nosotros, que para eso estás de vacaciones. Carpe diem. Y me dejo llevar, hasta que de nuevo vuelve la rutina de las horas macizas y del despertador, y empiezo a echar de menos la divina parsimonia del estío, que no tiene más lógica ni razón de ser que ella misma. Escribo esto a modo de recordatorio, para trazar mi hoja de ruta de los próximos dos meses. Vivir sin expectativas, morosa, perezosamente, y olvidar. Estos son mis planes. A ver si lo consigo.

Anuncios

Un comentario el “HOJA DE RUTA

  1. drigutcar dice:

    Mar Fuentes Gómez Yo también lo firmo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s