LOS DESEOS DE UN ADOLESCENTE

En una reciente boda familiar celebrada el 23 de junio, la noche de San Juan, nos dieron a los invitados la oportunidad de escribir nuestros deseos en unos papelitos que después, para que se cumplieran, serían quemados allí mismo en una hoguera. Salud, dinero y amor, supongo que pedí, aunque los deseos son secretos. Pero uno de mis sobrinos adolescente no tuvo empacho en pregonar los suyos. Que se muera la Merkel, el primero; felicidad para la parejita, el segundo (aunque después aclaró que este, en realidad, no le parecía tan importante); y un rollete para él esa noche, el tercero.
Así de contundente se manifestó el muchacho; y todos nos morimos de risa cuando nos enteramos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s