LA ELOCUENCIA DEL SILENCIO


En el rodaje de la escena del baile, en la película “El Gatopardo”, basada en la novela homónima de Lampedusa, y rodada en el palacio Gangi, de Palermo, Visconti dio órdenes a los encargados del atrezzo de rellenar los cajones de las cómodas con ropa de gran calidad, acorde con el escenario donde se desarrollaba la acción. Cuando los miembros de su equipo le replicaron que para qué, si durante esa escena nadie iba a abrir ningún cajón, el director respondió que eso no importaba, que la ropa se sentía.
Como se siente, pienso yo, la información que el narrador nos oculta, y que, sin embargo sustenta la novela; como siente el amante el peso de las palabras no dichas por la amada (o al revés).
Es la elocuencia del silencio, o del espacio vacío.

Anuncios

5 comentarios el “LA ELOCUENCIA DEL SILENCIO

  1. plared dice:

    Eso es lo que tenia Visconti y hacia que su cine fuera preciosista hasta el exceso. El gusto por el detalle que en esta, quizás su mejor película alcanza sus cotas mas altas. Saludos

  2. Koke dice:

    Gracias por reconocer la elocuencia del silencio, es un alivio para todas las personas que nunca encontramos las palabras que nos gustaría, para expresar lo que sentimos.

  3. rosa dice:

    preciosa entrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s