BJORN ANDERSEN

En los últimos días he tenido la oportunidad de volver a leer “La muerte en Venecia”, de Thomas Mann, y de rever la película homónima de Visconti, que me sigue pareciendo excelente.
Y aprovechando las facilidades de Internet, me pongo a bichear por la red a ver si encuentro algo sobre Bjorn Andersen, el adolescente de belleza perturbadora, una divinidad reencarnada, que dio vida a Tadzio en el film. ¿Qué habrá sido de él?, me pregunto.
La información la encuentro en un artículo de “El Mundo” de 2004, cuando él, nacido en 1955, tenía ya casi 50 años; resulta que después del éxito de la película, le ocurrió lo previsible, lo que a la mayoría de los actores que triunfan muy jóvenes, que se le jodió la vida. Contra su voluntad, se convirtió en icono gay, no pudo dedicarse a la música, que era lo que de verdad le gustaba (cuando Visconti lo descubrió estudiaba piano en el conservatorio de Estocolmo), maduró tarde, su primer matrimonio fracasó, durante algún tiempo cayó en el alcoholismo, y al final necesitó la ayuda de un psicoterapeuta para recomponerse.
De manera que, a diferencia del común de los mortales, él se mostraba encantado de verse envejecer y de que le salieran canas y arrugas, con tal de recuperar por completo el anonimato y de parecerse lo menos posible al mortífero y embriagador Tadzio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s