SUICIDIOS BLANCOS

akutagawa (3)
Siempre me ha llamado la atención la ola de suicidios juveniles que Werther provocó en Europa, entre ellos el de Larra.
También el autor japonés Ryonosuke Akutagawa (1892-1927) se quitó la vida, porque, según dejó dicho en una carta a un amigo suyo, sentía una vaga sensación de ansiedad sobre su propio futuro.
Tres días antes de hacerlo había ido con su colega Kawabata al distrito de Asakusa, en Tokio, a una casa de citas, con el rostro todo maquillado de blanco, por lo que ninguna de las prostitutas, confundiéndolo con un fantasma, quiso irse con él. Al parecer, se había blanqueado la cara para que la gente se fuera acostumbrando a su apariencia después de muerto.
A los pocos días de su muerte, una pareja de estudiantes a los que los padres prohibían su relación, también con los rostros maquillados de blanco, se dirigieron juntos, con un testigo que diera cuenta de los hechos, al volcán Oshima, cerca de Tokio, y saltaron dentro del cráter humeante.
Durante los ocho años siguientes, más de mil jóvenes aquejados de mal de amores, con los rostros pintados de blanco y siempre acompañados por un testigo, se arrojaron al cráter del volcán.
Debido a que corrían muchos rumores sobre la veracidad de los hechos, en cierta ocasión, el periódico Yokohama Mainichi envió a un equipo a investigar, un reportero y un fotógrafo que llegaron hasta los 400 metros de profundidad del cráter y volvieron con dos fotos de cadáveres masculinos.
Como consecuencia de este descubrimiento, se valló el perímetro del volcán, pero en 1936, una mujer, ex prostituta, llamada Abe Sada fue detenida en las cercanías del volcán, con el rostro pintado de blanco, después de haber vagado por las calles de Tokio durante cuarenta y ocho horas con los genitales de su amante, Kichi Ishida, envueltos en papel de periódico. Y el caso provocó tal conmoción pública que el volcán quedó unido a su imagen, y ya nadie más volvió a intentar suicidarse allí. Cuarenta años más tarde la historia de Abe Sada inspiró la celebérrima película erótica de Nagisa Oshima, “El imperio de los sentidos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s