“EL HOGAR”

nancy

Una de las lacras de la sociedad victoriana era la prostitución, y no fueron pocas las voces que en aquella época se alzaron contra la doble moral imperante, entre las que destacan las de Gladstone y Thomas Hardy, sin olvidar por supuesto a Charles Dickens, que no solo dio voz a prostitutas en algunas de sus novelas como Oliver Twist, Dombey , o Las Campanas, sino que con el patrocinio de la filántropa miss Coutts, creó una institución, “El Hogar”, con la finalidad de proporcionar un futuro a algunas de estas jóvenes descarriadas, ofreciéndoles ropa, alimento, y un poco de instrucción, de manera que pudieran emigrar a las colonias y rehacer sus vidas. Y aunque algunas lo lograron, otras, en cambio, no, y volvieron a caer enseguida en el mismo tipo de vida del que habían escapado, dando con sus huesos en prisión, o muriéndose de hambre simplemente.
En sus cartas Dickens reproduce algunos de los comentarios que le hacían estas chicas, que por cierto no tenían ni idea de quién era él, cuando iba a visitarlas. Por ejemplo, una a la que preguntó qué tipo de trabajo podría hacer en las colonias, respondió: “No creerá, señor Dickerson, que una va a estar sentá mano sobre mano sin que hacer”. Otra se quejaba diciendo: “Bendito el día en que haiga justicia en esta casa”. Y otra que había perdido unos puntos que les daban por buena conducta, y a la que habían dicho que tenía que ganárselos otra vez, protestó diciendo: “¡Cómo! ¡Pos si no me los degüelven ahora mismo a lo mejor me largo y !”
Dickens sabía muy bien que con esta iniciativa no se resolvía un problema de raíces tan hondas, pero aún así hizo lo que pudo, y puso su granito de arena, e invirtió un tiempo y una energía enormes en este proyecto, que dirigió de forma anónima (nadie de la vida pública londinense sabía de su participación en él), durante más de una década. Después, cuando ya le resultó imposible seguir colaborando, miss Coutts fue perdiendo interés, hasta que clausuró “El Hogar”.

Anuncios

Un comentario el ““EL HOGAR”

  1. Concha dice:

    O sea, que si empezamos a escribir sobre nuestras actuales tribulaciones, quizás nuestros niet@s algún día vislumbren luz. ¡Pues si que está buena la cosa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s