GATO BAJO LA LLUVIA

el-gato-bajo-la-lluvia2

Una pareja está pasando sus vacaciones en Italia. Son los únicos americanos del hotel. Llueve. Están en la habitación; y mientras el marido lee en la cama, la mujer mata el tiempo mirando a la calle desde la ventana, hasta que ve a una gata que intenta protegerse de la lluvia bajo una mesa verde del jardín. Entonces decide bajar a rescatarla, y rechaza el ofrecimiento del marido para ir él en vez de ella. Al pasar por delante de su despacho, el propietario del hotel la saluda, y ambos comentan el mal tiempo que hace, brutto tempo. A la mujer, por la dignidad de su porte, por cómo asume su papel de propietario, le cae bien ese hombre; le gustan su cara vieja y sus manos grandes. Ha comenzado a llover con más fuerza, y, enviada por él, llega una solícita doncella con un paraguas para que no se moje. Pero el gato ya no está allí. Ella se vuelve, y al pasar otra vez junto a su despacho, el patrón la saluda con una inclinación de cabeza, y eso la hace sentirse pequeña e importante a la vez. Ya en la habitación, frustrada, sin el gato, sin saber muy bien qué hacer, le pregunta a su marido, que sigue leyendo, si no cree que sería una buena idea dejarse crecer el pelo, y él dice en plan rutinario que le gusta cómo lo lleva; ella insiste en que está harta de parecer un chico, y él en que está guapísima; y después, como si no lo hubiera oído, se lanza; y ahora quiere tener el pelo largo, y hacerse un moño en la nuca, y tener un gatito en su regazo, y comer en una mesa con velas y con sus propios cubiertos de plata; y también cepillarse el pelo delante de un espejo, y además un gatito, y ropa nueva; y él, ya francamente harto de su cantinela, le pide que se calle y que se busque algo para leer; pero ella sigue en las mismas, quiero un gato ahora. De repente, llaman a la puerta, y aparece la doncella con un enorme gato pardo, y le dice que el patrón le ha pedido que traiga esto a la signora.
Esta es una sinopsis de “Gato bajo la lluvia”, de Ernest Hemingway.
En un artículo de hace años titulado “El gato bajo la lluvia en Bellaterra”, Vila Matas afirmaba sentirse avergonzado por no acabar de entender bien este cuento al que García Márquez califica como el mejor de la historia.
Desde luego que a mí me extraña la opinión tan tajante del escritor colombiano, y no tengo ni idea de si será el primero, el segundo, el tercero, o el cuarto del ranking; y además, creo que todo es relativo, y que la percepción de una obra artística también depende del gusto y de la sensibilidad de cada uno.
Y en cuanto a la dificultad de su comprensión, no sé si es que Vila Matas andaba buscándole tres pies al gato, intentando hallar una clave oculta que se le escapaba (que ya se sabe que con Hemingway siempre hay que andarse con cuidado).
Yo, sin embargo, sí le encuentro lógica al relato, y me parece coherente con esa lógica el que una mujer que en una tarde de lluvia, encerrada con su marido en la habitación del hotel, se aburre como una ostra, decida salir al jardín a buscar al pobre gatito que se está mojando; y que el propietario, que, al contrario que su marido, parece cuidarla y comprenderla, le caiga bien; y que después, ya de vuelta, le suelte a su marido toda la retahíla de su insatisfacción y de las cosas que desea, que se simbolizan en ese enorme gato pardo que al final le envía el propietario, y que constituye el final del cuento; o el principio de otro, no se sabe.

Anuncios

Un comentario el “GATO BAJO LA LLUVIA

  1. Juliet J. dice:

    Muy ligero de leer. Me parece que trata las historias de manera superficial, así que tampoco es que me entusiasme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s