HOMAIS

En la novela “Mme. Bovary” aparecen dos personajes antagónicos, pero que en realidad tienen mucho en común: el cura Bournisien, y el farmacéutico Homais, que defiende a machamartillo el progreso; y son tan semejantes que al final, en una deliciosa escena, Flaubert los iguala haciendo que ambos se queden dormidos frente a frente velando el cadáver de Enma. Bournisien, un cura muy poco espiritual, preocupado más que por las almas de sus feligreses, por asuntos mundanos, es con mucho, el mejor de los dos; porque Homais, además de sinvergüenza, es un plasta y un pesado, que siempre anda buscando con quien pegar la hebra para largarle sus soporíferos discursos pseudocientíficos; y lo más increíble, una más de las muchas inverosimilitudes de la novela que no empañan su factura artística, es que todo el mundo lo aguanta sin pararle los pies.
Ahora bien, la pintura de Flaubert resulta tan perfecta que es fácil reconocerlo cuando te lo encuentras. Y lo que es yo, huyo de él como de la peste; pienso que se ha dado cuenta, y que le caigo fatal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s