TATUAJE

Frente al mar me siento pequeña e insignificante.
Los seres humanos, pienso, somos como olas que se estrellan sucesivamente una tras otra contra el batiente, y, en realidad, si algo nos conforma y justifica es la mirada del otro.
Supongo que algo así es lo que intenté expresar en este poemita.

Sobre
mi piel,
palmo
a palmo,
van
dibujando
los otros
su mirada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s