HYDE

Hyde es un concentrado de maldad pura, un ser que provoca una desagradable sensación de rechazo en todo el que lo ve. Sin embargo, salvo que pisotea con saña a una niña y que mata a bastonazos a un venerable anciano, nada más se nos dice en el librito de Stevenson de sus fechorías, probablemente debido a que bajo el imperativo de la rígida moral victoriana, cualquier descripción más subida de tono hubiera impedido el éxito comercial de la obra; de manera que, ante tan obvio silencio, es al lector al que le toca adivinar la naturaleza de los vicios que el respetable Jeckyl, para no dejar de serlo, pretendía endosar sobre las espaldas de Hyde; y gracias a ese pudor, o astucia narrativa, “Dr. Jeckyl y Mr. Hyde” sigue manteniendo a fecha de hoy intacta su frescura, dejándonos vía libre para imaginar qué haríamos si por una de aquellas a nosotros también nos fuera permitido dejar suelto al Hyde que seguro que todos llevamos dentro.

Anuncios

2 comentarios el “HYDE

  1. LO malo, o lo bueno, no sé, es que Hide siempre triunfa.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s