EXTRAÑOS EN UN TREN

EXTRAÑOS EN UN TREN-IV

¿Cómo reaccionaríamos si de pronto un desconocido nos propusiese un crimen perfecto, la desaparición de alguien cuya muerte nos puede beneficiar? Seguro que con un no rotundo, y un pero está usted chiflado o qué. Ahora bien, puede que tan extravagante propuesta, una vez hecha, comenzara a abrirse camino dentro de nosotros hasta instalarse en un cómodo y apartado rinconcito a la espera de su oportunidad.
Esto es lo que ocurre en la novela de Patricia Highsmith, «Extraños en un tren», donde el pervertido y amoral Bruno plantea a Guy, joven arquitecto al que acaba de conocer en un tren, la ejecución de un doble asesinato que, por falta de móvil, nunca podrá ser descubierto; y el lector sigue sin pestañear las inquietantes peripecias de ambos personajes, y no sale de su asombro al comprobar que Guy le sigue el juego a Bruno, al tiempo que se pregunta por qué no se deshace de él y lo denuncia a la policía. Como si fuera tan fácil librarse de uno mismo. Y es que Guy, como un nuevo Míster Jeckill, a medida que avanza la acción, va descubriendo horrorizado que Bruno es parte de sí mismo, su oponente, su opuesto y su alter ego, su lado oscuro, y que su destino, irremisible y fatalmente, va ligado al suyo.

Anuncios

6 comentarios el “EXTRAÑOS EN UN TREN

  1. Me temo que acabaríamos aceptando la propuesta. Hide siempre puede más que Jeckill.

    Un saludo.

  2. Ego sum dice:

    Gran novela y gran film…

  3. Idoia dice:

    Se cierran las puertas automáticas con ese horrible pitido, camino a mi sitio, si ese sitio que ocupo en el mismo vagón, de lunes a viernes y que he ocupado los ultimos quince meses a esa misma hora. Saco mi libro del bolso y espero. En tres estaciones ellos subirán, se preguntaran que tal ha sido el fin de semana,se rozaran las manos con el traqueteo, ella se turba y le sonríe. un poco mas alla las cuatro mujeres que a gritos nos hace participes de sus vidas, de sus desgracias primero para pasar a las alegrias mas grandes. ¿Porque me cuesta tanto terminar las novelas?

  4. drigutcar dice:

    Muchas gracias por tu comentario, Idoia. Y en cuanto a lo que dices, pues creo que lo que ocurre es que andamos demasiado ocupadas, y que siempre vamos arañando momentos para leer. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s