EPIFANÍA

Lo que se propone el escritor es horadar el bloque marmóreo de la realidad. Ímproba tarea, pues por más que se aplica con el buril de su pluma, la realidad se le resiste. Pero si no desfallece, palmo a palmo irá conquistando territorio, hasta que cuando menos se lo espera, una súbita claridad lo deslumbra. Es la verdad poética, que en epifanía se le revela, y el júbilo es inmenso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s