¿PERO QUIÉN LE ROBÓ SU ABRIGO A AKAKI AKAKIEVICH?

Gogol
Hay que andarse con ojo con Gogol. Se mueve como pez en el agua por las arenas movedizas del absurdo, y cuando menos se lo piensa, el lector, que creía pisar terreno firme, se encuentra ante el abismo.
En la fiesta a la que un compañero suyo, un funcionario de rango superior, lo ha invitado, Akaki, puede que por la falta de costumbre, se aburre como una ostra y, después de unos cuantos bostezos, a eso de las doce, decide marcharse. A esas horas las calles están oscuras y vacías, y más a medida que va avanzando hacia su casa. Hasta que llega a una plaza desierta y espectral, en la que tan solo la garita de un centinela se avista a lo lejos. Akaki siente tanto miedo que, cerrando los ojos, la atraviesa lo más deprisa que puede. Pero he aquí que se tropieza con dos individuos con bigote, y uno de ellos dice, mira, ahí está mi abrigo, y el otro blande un puño amenazador, y se lo roban. Y una vez muerto Akaki, su fantasma, apoderándose por aquí y por allá de los abrigos de los peterburgueses, empieza a aterrorizarlos, hasta que, después del asalto al personaje importante, ya satisfecho, o vengado, deja de actuar.
A pesar de lo cual, por San Petersburgo sigue corriendo la voz de que, de vez en cuando, el fantasma de Akaki, ahora ya no bajito e insignificante como él era, sino alto y con bigote negro, anda por ahí quitándole el abrigo a la gente. O sea, que el fantasma de Akaki ha terminado por adquirir la misma apariencia del individuo que a él en vida lo asaltó. Pero entonces, ¿fue asaltado él por un hombre de carne y hueso, o por un fantasma? Y suponiendo que por un fantasma, sería su propio fantasma, el fantasma de Akaki, transformado en el del hombre bigotudo que asaltó a Akaki, que después se transforma a su vez en un fantasma, y… Un lío. En definitiva, pese a las apariencias, una historia circular, sin comienzo ni final, una espiral vertiginosa que nos atrapa, para lanzarnos después al más espantoso vacío.

Anuncios

Un comentario el “¿PERO QUIÉN LE ROBÓ SU ABRIGO A AKAKI AKAKIEVICH?

  1. cesar dice:

    Notemos que en la historia dice que a akaki lo asaltaron UNOS hombres bigotudos, o sea que eran por lo menos dos. Al final un guardia ve uno y como un fantasma. No se, es arriesgado, pero tal vez gogol quiera representar fantasmas de venganza y que necesitan retroalimentarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s