DISCULPA

Julio César 17
Hace tiempo que el timbre de mi casa no funciona, y me resisto a arreglarlo. La verdad es que en los días de soledad furiosa en los que no me apetece ver a nadie, esa circunstancia se convierte en la excusa perfecta.
Y por si alguien considera una afrenta personal mi actitud, sirvan a modo de disculpa estas palabras de Bruto a Casio en Julio César, de Shakespeare:

«Te equivocas, Casio. Si parezco displicente
el gesto lo vuelvo solamente contra mí.
Desde hace algún tiempo me aquejan
sentimientos encontrados, pensamientos
que me incumben a mí solo, y que acaso
estén empañando mi conducta.
Pero no se inquieten mis buenos amigos
(entre los cuales te cuento), ni busquen
la causa de mi desatención más allá
del pobre Bruto, que, enfrentado a sí mismo,
no da muestras de afecto a los demás.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s