≠MALDITOS 16

 

Cuando tienes dieciséis años y vives tus problemas  en la más radical soledad, sin que nadie, ni tus padres, ni tus profesores, ni tus compañeros, te escuchen o te comprendan, la vida puede pesar demasiado.

Ali, Naima, Rober y Dylan, los cuatro jóvenes protagonistas de esta obra, todos con un intento de suicidio a sus espaldas, se reúnen al cabo de varios años en el mismo hospital donde se conocieron, para participar en un taller de ayuda a jóvenes  en su  misma situación.

Y durante la hora y cuarto en que se mueven por el espacio vacío de la escena, cuatro sillas y unas cuantas mesas componen el atrezzo, atrapan por completo la atención del espectador, perplejo ante el súbito despertar dentro de sí  del adolescente que él mismo  fue, quizás también rebelde, solitario, o incomprendido, sepultado durante tantos años bajo las planchas de hormigón armado de la vanidad satisfecha y el auto engaño.

Al principio charlan, ríen, entran y salen, dan portazos, pegan carreras y patadas a los muebles; están recelosos  porque saben que prestarse a este experimento significa revivir el pasado, ¿de verdad han superado las circunstancias que les llevaron a intentar  acabar con sus vidas?

Esto es lo que Violeta y Sergio, los dos psicólogos que dirigen el taller, pretenden aclarar. Cada una de sus preguntas es una flecha que da directamente en el blanco. Hasta que al fin, vencidas todas sus resistencias, desmoronados ya, cada uno de ellos va relatando sin pudor su pasado, un infierno  de malos tratos, violencia y aislamiento social.

Se ha producido la catarsis.

A partir de ahora ya no estarán solos.

¿O sí?

Por falta de presupuesto, el taller no puede continuar.

En este punto, el autor, Fernando J. López, se muestra pesimista y denuncia.

Nuestra sociedad, tan competitiva y consumista, deja de lado, abandonados a su propia suerte, a los que no se sienten identificados con el modelo que ella misma propone.

El suicidio juvenil es un cáncer silencioso que cada año se cobra muchas víctimas, y al que nadie, ni mucho menos la administración, quiere poner remedio.

Hacer visible esta realidad, sacudirnos con ella, es mérito de todos los que participan en esta valiente e impactante obra. Al autor, Fernando J. López, ya lo he mencionado. Están también el director, Quino Falero, y los actores encargados de dar vida a esos personajes tan creíbles y  cercanos, Pablo Béjar, Andrea Dueso, David Tortosa, Rocío Vidal, Manuel Moya y Paula Muñoz. ¡Enhorabuena! ¡Va por ellos!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s